¿Qué necesita Latinoamérica para ser un continente emprendedor? Parte III

¿Qué necesita Latinoamérica para ser un continente emprendedor? Parte III

curso-de-emprendimiento

¿Por qué debería leer este artículo? La semana pasada exploramos los elementos de cambio cultural. ¿Cómo cambiar nuestra cultura en Latinoamérica? Mi punto de vista es que existen tres formas de hacerlo y está en nosotros escoger cuál adoptaremos. ¡No dejemos a la casualidad que el cambio se realice!

 

La primera opción es una catástrofe colectiva. Los seres humanos reaccionamos más a lo que podemos perder que a lo que podemos ganar. Los hechos muestran que si intento venderle un seguro explicándole los beneficios, no tendría tanto éxito como si le explicó lo malo que le sucedería si no lo compra, por ejemplo, perder su casa, pagar grandes facturas por hospitalización, etc. Culturas completas han cambiado dado un evento que se considera catastrófico. Haití nunca será igual después del terremoto. Estados Unidos nunca será igual después del 11 de septiembre. Japón no fue igual después de la guerra. Guatemala no fue igual después del terremoto. Argentina no fue igual después de la crisis de hiperinflación. ¿Qué podríamos perder que nos haga cambiar? Si no cambia la situación de violencia en el país, la guerra interna es casi un hecho. Un evento colectivo que nos sensibilice cambiaría nuestra cultura. Yo no deseo que este sea el camino que nos lleve a darnos cuenta de que podemos mejorar. Sin embargo, la evidencia muestra que un evento negativo de gran magnitud mueve hasta las más arraigadas costumbres. ¿Dejaremos al azar nuestro desarrollo?

 

La segunda opción es un liderazgo fuerte o dictatorial, ya que la cultura es producto de su liderazgo. La cultura de su casa es producto del liderazgo de los esposos; la cultura de las empresas es consecuencia del liderazgo de sus directivos; la cultura de un país es producto de sus líderes. ¿Sabía que el liderazgo carismático es mal visto en Alemania? Les recuerda al tiempo con Hitler. Por otro lado, la evidencia muestra que los liderazgos dictatoriales como los de Trujillo y Pinochet mostraron crecimiento económico al inicio, pero con el pasar del tiempo, se convirtieron en visiones individualistas y desmedidas que dejaron de ser saludables para el país. Otro caso es el de Singapur, en donde un líder asumió la responsabilidad de reestructurar el país. ¿Estamos dispuestos a cambiar la cultura delegando la función a una persona? Me parece que es una opción demasiado arriesgada. Además, ya lo hemos intentado y sabemos que no funciona.

 

La tercera opción es un proceso de cambio planificado. Por supuesto, es la alternativa que deberíamos decidir como país.  Veamos los ocho pasos que implica, adaptados de los pasos que sugiere Kotter, profesor de Harvard Business School.

1) Establecer un sentido de urgencia. ¿Porqué debemos cambiar? ¿Porqué ahora? Es importante que como latinoaméricanos cuantifiquemos las consecuencias de no cambiar.

 

2) Formar una coalición guía poderosa. No podemos cambiar la cultura unas cuantas personas. Debe ser un esfuerzo de continente, un objetivo por el que trabajemos un buen grupo representativo de nuestra rica diversidad.

 

3) Crear una visión contundente. Todos hablamos de un país diferente, pero estoy seguro de que cada uno de nosotros tiene una definición distinta de lo que eso significa. Todos debemos tener claro qué rasgos y características debería tener esa nueva Latinoamérica.

 

4) Comunicar la visión. Todos debemos vivirla, hablarla, hacerla parte de nuestro actuar.

 

5) Empoderar a muchos para actuar sobre la visión. El sueño debe volverse acción.

 

6) Planear y generar ganancias de corto plazo. ¿Qué podemos hacer rápidamente para sentir que estamos avanzando?

 

7) Consolidar mejoras y producir más cambios. El cambio cultural es un proceso continuo.

 

8) Institucionalizar los cambios. El cambio no puede depender de pocos. Debe involucrar a las instituciones y a los ciudadanos. ¿Qué haremos para cambiar Latinoamérica? Nosotros escogemos nuestro destino o el destino llegará de repente.

 

Todos somos Latinoamérica. ¿Queremos cambiar? ¡Yo quiero!

 

Cierro con un reto a los emprendedores que hoy leen y buscan agregar valor a su aprendizaje:

 

¿Qué están haciendo hoy por alcanzar sus sueños?

 

Julio Zelaya, PhD

jzelaya@emprendeu.com

Fundador, Emprende U